Gordon y la MLT

Musicabalú Nuestro equipo ¿Dónde estamos?

La Music Learning Theory (MLT) fue desarrollada en los años 80 en EEUU por Edwin Gordon, quien comprobó que aprendemos música esencialmente igual que aprendemos una lengua y describió rigurosa y detalladamente las fases por las que nuestro cerebro pasa a lo largo de este aprendizaje.

La música posee una lógica interna que podemos asimilar desde la intuición y la vivencia… y no desde la teoría. Por eso, lo primero y más importante que necesitamos es una exposición auditiva larga, constante y duradera.

Durante los años ochenta, Gordon y su equipo llevaron a cabo extensas y concienzudas investigaciones que se basaron, sobre todo, en un enorme trabajo de observación y registro sobre la experiencia musical en los niños desde el nacimiento. Esto lo hizo, además, apoyándose en las aportaciones de la neurociencia y desde el conocimiento científico del desarrollo cerebral desde el nacimiento. Como lenguaje que es, la música posee una lógica interna que podemos asimilar desde la intuición y la vivencia… y no desde la teoría. Por eso, lo primero y más importante que necesitamos es una exposición auditiva larga, constante y duradera.

Puesto que cada nueva habilidad que los niños desarrollan se sustenta en la anterior, la escucha irá dando pie a la interacción a través del canto y el recitado, que potenciará cada vez más el pensamiento musical (lo que Gordon denominó audiation), para que posteriormente podamos acceder a la lectura y escritura como algo que no es abstracto, sino que consiste en ponerle nombre a lo que ya hemos asimilado previamente. Aunque esta idea del aprendizaje musical como un lenguaje más no era del todo nueva, sí lo es la forma de sistematizar cada etapa por la que pasamos a lo largo de ese camino. Esto permite ofrecer a cada niño en cada momento lo que su audiation requiere.


Audiation fue el término acuñado por Edwin Gordon con el que se refería al «proceso cognitivo que tiene lugar cuando escuchamos con comprensión la música que suena en nuestra cabeza… La audiation es a la música lo que el pensamiento es al lenguaje. El cerebro da sentido al sonido musical al captar la lógica interna de las relaciones que tejen los sonidos» (Marisa Pérez, Jugando con la música: Bebés).


Lo que se escucha con comprensión (no como mera imitación o repetición) no se olvida. A través de la audiation los alumnos aprenden a entender la música y se vuelven capaces de introducir y crear sus propias ideas musicales. «La comprensión de la música es la base de la apreciación musical y, en última instancia, la gran meta de la enseñanza musical»  (Marisa Pérez, Jugando con la música: Bebés).


Por esto, el niño necesita guías (más que profesores) que le orienten en un camino que es secuenciado por él mismo. Si un niño puede dibujar lo que imagina, también puede cantar o tocar lo que escucha internamente. Para ello es necesario que desarrolle su audiation, que tiene su punto de mayor potencial en el momento del nacimiento. Sólo con una audiation desarrollada será conveniente comenzar con la técnica de un instrumento y la lectoescritura.

Este nuevo modelo de enseñanza musical se fundamenta sobre «dos pilares: primero, un desplazamiento de una enseñanza centrada en el profesor a una enseñanza centrada en el niño, y segundo, en una comprensión mucho más ajustada de lo que es la música y cómo nuestra mente consigue darle sentido» (Pérez, M, Pujol, A., Pujol, E., Carbó, V., Jugando con la música: niñas y niños) .


Poco a poco, la MLT se va extendiendo entre educadores y escuelas de todo el mundo, llegando así cada día a más niños. Es una suerte que el nombre de E. Gordon se escuche cada vez con más fuerza; no en vano, dejó como legado el estudio más exhaustivo hecho nunca sobre cómo el cerebro humano aprende la música. Poco antes de morir, recibió el premio Lowell Mason Fellows, considerado en Estados Unidos como el Nobel de la Educación Musical.

Scroll hacia arriba