Dudas frecuentes

Dudas frecuentes


  •  ¿Por qué es importante empezar el aprendizaje musical cuanto antes?

Porque nuestra capacidad de aprender música nunca es tan alta como en el momento del nacimiento y, en general, como en los primeros 18 meses de vida. Aprendemos música de una forma casi idéntica a como aprendemos una lengua. Por eso, al igual que para el correcto desarrollo del lenguaje es necesario que oigamos hablar desde que nacemos (mucho antes de que lleguemos a descifrar el significado de las palabras y de que seamos capaces de hablar), la música también requiere una estimulación auditiva temprana para conseguir desenvolverse en ella con fluidez y naturalidad (escuchando, cantando, tocando, improvisando…).

  • ¿Qué proporcionan al niño las clases basadas en la teoría del aprendizaje musical de Gordon?

El objetivo principal de nuestras clases es desarrollar la audiation tonal y rítmica de los alumnos. Para ello, en las edades tempranas buscamos ofrecer este contexto idóneo de una forma alegre y basada en el movimiento y el juego, empleando un extenso vocabulario (cantamos en una gran variedad de modos y métricas) e interactuando y “conversando” musicalmente con cada niño a través de patrones tonales y rítmicos.

  • ¿Cuáles son las fases de la audición preparatoria?

Para llegar a trabajar la audiation hay que pasar antes por la etapa de la audición preparatoria, que se compone a su vez de tres estadios: aculturación, imitación y asimilación. Durante esta etapa los niños cada vez van adquiriendo mayor capacidad de imitar patrones, coordinar su cuerpo con la música, percibir sus propios desajustes rítmicos y/o tonales o ajustar bien su respiración, movimiento y audición interna. Una vez superada esta fase, los niños están en condiciones de empezar a recibir una instrucción formal que desarrolle su audiation. Este momento suele llegar aproximadamente a los 5 años de edad, siempre que se les proporcione la audición preparatoria.

  • ¿Cuándo está un niño preparado para comenzar a tocar un instrumento?

Cuando es capaz de coordinar su movimiento corporal y su respiración con su audiation. La música no se llega a comprender realmente bien a través de un instrumento, sino que se hace mediante la audiation, quien después permite en cualquier instrumento (incluyendo, por supuesto, la voz) llegar a un buen entendimiento musical e instrumental. Además, Gordon advirtió que muchos problemas de técnica instrumental vienen derivados de no tener una buena audiation, una imagen sonora interna bien definida.

  • ¿Por qué la mayoría de las canciones y recitados que utilizamos no tienen texto?

Porque el texto desvía la atención de lo musical, que en nuestras clases es el centro del aprendizaje. Las canciones con texto se hacen más frecuentes conforme los niños van creciendo. No obstante, cuando aparece el texto siempre lo hace cumpliendo la función de reforzar algún aspecto musical o de movimiento de la canción.

  • ¿Qué son los patrones y por qué los utilizamos?

La introducción de patrones en nuestra enseñanza musical es una de las grandes aportaciones de Gordon. Los patrones están compuestos por unas pocas notas y siempre se hacen después de una canción o recitado, de manera que se enmarquen dentro de un contexto. Podríamos decir que equivalen a esas primeras palabras que somos capaces de decir: palabras cortas, sencillas y con relación con un contexto (mamá, papá, caca, abu, etc.).

  • ¿Por qué tratamos de manera separada la enseñanza tonal y rítmica?

La separación de enseñanza tonal y rítmica es otra de las grandes aportaciones de Gordon, quien vio que se trataba de dos tipos de aprendizajes distintos. Por eso, en nuestras clases combinamos canciones (esencialmente para el trabajo tonal) y recitados (para el trabajo rítmico).

  • ¿Cuál es la importancia del movimiento en el aprendizaje musical?

Como ya habían apuntado autores como Dalcroze, el ritmo no se procesa intelectualmente, sino que tiene que sentirse a través del movimiento del cuerpo. Mediante el movimiento el niño puede relacionar sus propios procesos rítmicos internos con el ritmo de la música y así comenzar a coordinarse con ella y asimilarla a niveles profundos.

  • ¿Cuáles son los principales elementos del movimiento que trabajamos?

Trabajamos específicamente, por separado y en conjunto, el tempo, el peso, el espacio y la fluidez. Gordon se basó en estos cuatro elementos formulados por Rudolf Laban para la propuesta de nuestras clases. Gracias a este trabajo conseguimos desarrollar de forma amplia y natural la coordinación de nuestro cuerpo y nuestra respiración con el ritmo de la música.

  • ¿Para qué sirven las actividades que realizamos en clase?

Las actividades y juegos nunca son un fin en nuestras clases, sino el medio con el que conseguimos que el niño se relacione con la música en el mismo nivel de sus experiencias vitales y dentro de su forma natural de aprender: el juego.

Scroll hacia arriba